Todo final debe ser memorablemente dulce.